jueves, 28 de febrero de 2008

1. Flora y Fauna Murciana

Pez Luna (Mola Mola).




A tan sólo 35 millas de la costa murciana, se encuentra una elevación submarina conocida como
El Seco de Palos, lugar escogido por multitud de especies para fijar su residencia habitual.
Aquí, presento a uno de ellos: el pez luna.

13. Mis Mejores Poemas Para Ti

Las Palabras Olvidadas.


Cortesía de Pixabay



Las Palabras Olvidadas



Solitarias, como
el viento que sólo azuza
las briznas del páramo,
surgen entre las manos del tiempo
los días que fueron palabras
en los labios del génesis.
Nace el hombre
con el silencio por batalla,
cortando la raíz de los días
con la palabra y su filo,
para nunca volver
al hoyo,
donde la oscuridad
es escarnio,
y la luz,
el camino del verbo.
Mas, tortuoso es el sendero,
donde la palabra impera,
y sin ojos para lo invisible,
un cristal nos separa
de las palabras olvidadas.


© francisco javier costa lópez

domingo, 24 de febrero de 2008

2. FOTOS PERSONALES

Cala Cerrada. Águilas. Murcia.

Promontorio esculpido por la erosión,
en una cala al sur de Aguilas.
Cámara Canon EOS 400D
1/400 - F/10 - 55 mm. - ISO 400 - 12.01.2008

12. Y Tú ¿Qué Dices?

Pensar

Pensar aguza el cerebro, cavilar lo embota.

Anónimo

miércoles, 20 de febrero de 2008

1. FOTOS PERSONALES

Flores.


El Valle, zona de montaña 
próxima a Murcia capital.
Foto tomada en abril de 2007.
Cámara Kodak Dx7590

12. Mis Mejores Poemas Para Ti

Las Palabras Perdidas.

Cortesía de Pixabay


Las Palabras Perdidas



Dicen los abigarrados incrédulos,
que no oyen a las piedras,
contarse historias de los tiempos
en los caminos donde el polvo
es dueño de ocultas huellas.

Han perdido el sentido
y no encuentran la razón,
que azarosa, ellas,
en la promesa eterna,
buscan un decir que sea esperanza
y empape los llantos
de su longevo vivir,
bajo un juez, el sol,
que les dicta sentencias de vida.

Mas es poderosa su habla,
melaza de amargo porte
que endulza los años de vencidos días,
escritos por los caminantes
con sus palabras perdidas.


© francisco javier costa lópez

martes, 19 de febrero de 2008

5. Crítica de Cine

Johannes Weiland. Annie & Boo. 2004. Una Bella Historia De Animación 3D.




Annie, llega con el tiempo justo a la estación, pero algo le impide coger el tren y queda ¿sola? en el andén... allí conocerá a Boo, la "personificación" de una coincidencia...

Se trata de un corto de animación 3D, que realmente me ha gustado, con una brillante banda sonora, y unos personajes muy atractivos. No he encontrado en la red, ninguna versión en español, ni ninguna versión que pudiera ofrecer directamente en este blog, con un mínimo de calidad, por lo que he optado por pasar el link, que según he comprobado mejor se ve (paciencia para los que no tengan conexión de alta velocidad). Es versión inglesa con subtítulos en francés, pero se entiende perfectamente la historia, con prestar un poco de atención.


Página oficial de Annie and Boo
Making off de la película

domingo, 17 de febrero de 2008

3. ¿Qué Fue de...? Memoria Gráfica De Murcia

Las Claras y Palacio del Marqués de los Vélez.


Palacio del Marqués de los Vélez, hacia 1890.
Este se encontraba en el actual comienzo de la
Avda. de Alfonso X El Sabio, con el Convento
de las Claras (aún existente) a su izquierda.




Estado actual de la vista anterior.



Edificio del Museo Arqueológico de Murcia,
ubicado en la actual

Avda. de Alfonso X El Sabio.





Escudo de la Ciudad de Murcia,
muy vinculado a la figura del rey
Alfonso X El Sabio,
cuyo corazón y entrañas, se custodian
en la Catedral de Murcia, de ahí,
el corazón que figura en el escudo.

sábado, 16 de febrero de 2008

4. Murcianos Ilustres

Paco Rabal. El Actor De Águilas (Murcia).



Francisco Rabal Valera,  nació el 8 de marzo de 1926 en la Cuesta de Gos,  una pequeña pedanía de  Águilas (Murcia), segundo de tres hijos de un minero y una molinera, Francisco, asistió a la escuela de su pueblo y a los cuatro años escribía y leía correctamente. En 1932, cuando contaba con seis años de edad, la familia Rabal se traslada a Barcelona y posteriormente fija su residencia en Madrid, ciudad en la que trabajó en varios oficios, desde vendedor ambulante, hasta empleado en una fábrica de chocolate y asistía a las clases nocturnas de los Jesuitas, donde montaba cuadros teatrales. Por aquella época se inauguraron los Estudios Cinematográficos Chamartín donde fue admitido como aprendiz de electricista. Allí encontró sus primeras oportunidades como figurante y actor de reparto en dos películas de Rafael Gil: “La pródiga” y “Reina Santa” (1946), y en otras tantas de José López Rubio: “El crimen de Pepe Conde” (1946) y “Alhucemas” (1947), a las que seguiría ya, un papel principal en “María Antonia “La Caramba”” (1950), de Arturo Ruiz-Castillo.

Con su esposa Asunción Balaguer
En los Teatros Infanta Isabel y María Guerrero, conoció a José Tamayo, quien le contrató como actor profesional de la Compañía Lope de Vega, con la que debuta en 1947. En la compañía estaba Asunción Balaguer, con la que contrajo matrimonio en 1951, una excepcional actriz que fue capaz de abandonar su brillante carrera para dedicarle la vida entera a Rabal, con el que tuvo dos hijos, Teresa y Benito. Más tarde Luis Escobar, director del María Guerrero, le contrató como protagonista de “La Honradez de la Cerradura”. Interpretó también “Luna de Sangre”, de Rovira Beleta, y regresó a la Compañía Lope de Vega para estrenar en Madrid “La Muerte de un Viajante”, de Arthur Miller.
Alterna los trabajos cinematográficos con los escenarios hasta que, en 1953, fue contratado en exclusiva por Vicente Escrivá, para películas de corte religioso o político como “La guerra de Dios” (1953), “El beso de Judas” (1954) o “Murió hace quince años” (1954), dirigidas todas por Rafael Gil. De ahí en adelante trabajó a las órdenes de José Luis Sáenz de Heredia: “Historias de la radio” (1955) o José María Forqué: “Amanecer en Puerta Oscura” (1957) a la vez que dio sus primeros pasos en el cine extranjero en “Marisa la civetta” (1957) de Mauro Bolognini, o “Prisionero del mar” (1957) de Gillo Pontecorvo, Rabal y Buñuel.

Con Carmen Sevilla, en "La pícara Molinera"

A finales de los cincuenta se encuentra con Luis Buñuel en “Nazarín” (1958). Su interpretación logró que la colaboración con el maestro aragonés se prolongara luego en “Viridiana” (1961) y en “Belle de Jour” (1966). Michelangelo Antonioni en “El eclipse” (1961), Leopoldo Torre Nilsson en “La mano en la trampa” (1961), Jacques Rivette en “La religiosa” (1966) o Luchino Visconti, con el que trabajo en el episodio “La strega bruciata viva” (1966) fueron otros de los directores que requirieron sus servicios.

"Los santos inocentes"
La siguiente década la inició con las obras polémicas y desiguales de Glauber Rocha: “Cabezas cortadas” (1970) o Silvano Agosti: “N. P. il segreto”  (1972). Realizó documentales sobre Machado, Alberti y Dámaso Alonso. La época de “La Colmena” (1982) y, sobre todo, “Los santos inocentes” (1984), ambas de Mario Camus, y por la segunda de las cuales obtuvo, conjuntamente con Alfredo Landa, el Premio a la Mejor Interpretación Masculina en el Festival de Cannes, fue gloriosa.

Los personajes con personalidad se convirtieron en marca de la casa. Dio vida al intelectual Rocabruno de “Epílogo” (1983), de Gonzalo Suárez, y al pícaro Ginés de “Truhanes” (1983), de Miguel Hermoso. De esta época son también sus excelentes trabajos en “Padre nuestro” (1985), de Francisco Regueiro; “Tiempo de silencio” (1986), de Vicente Aranda; “El disputado voto del señor Cayo” (1986), de Antonio Giménez-Rico; “¡Atame!” (1989), de Pedro Almodóvar; o “El hombre que perdió su sombra” (1991), de Alain Tanner.

Celebrando el Premio Goya
A raíz de sus creaciones en diversas series de televisión, en especial “Juncal” (1988) y “Una gloria nacional” (1992), su popularidad desbordaba. A pesar de su avanzada edad, Rabal siguió trabajando en el cine: “Así en el cielo como en la tierra” (1995), de José Luis Cuerda; “El palomo cojo” (1995), de Jaime de Armiñán; “Airbag” (1997) de Juanma Bajo Ulloa; “Pajarico” (1997), de Carlos Saura; “Pequeños milagros” (1997), de Eliseo Subiela; “El evangelio de las maravillas” (1998), de Arturo Ripstein; “Goya en Burdeos” (1999), de Carlos Saura, por la que consiguió el Premio Goya a la Mejor Interpretación Masculina; “Lázaro de Tormes” (2001), de José Luis García Sánchez; o “Divertimento” (2000), de José García Hernández.

Entre la larga serie de premios recibidos, figura el Premio Nacional de Cinematografía (1984). En 1992 se le otorga la Medalla de Oro de Bellas Artes y, al año siguiente, la Medalla de Oro de la Academia de Cine, y en 2000 le concedieron la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo. En 1995 la Universidad de Murcia le hizo Doctor Honoris Causa. También fue nombrado Hijo Predilecto de Águilas, y de la Región de Murcia. Paco Rabal donó todos los premios recogidos a lo largo de su trayectoria profesional a su tierra, y están expuestos en la casa de Cultura de Águilas que lleva su nombre.

Rabal, que según sus propias palabras llevaba 55 años escribiendo "sus cosillas", publicó en 1994 el libro “Mis versos y mi copla” y más tarde, con la colaboración del escritor Agustín Cerezales, su biografía “Si yo te contara”.
El padre de la cantante Teresa Rabal y del director Benito Rabal, y abuelo del también actor Liberto Rabal, ofreció en varias ciudades españolas, junto a su mujer Asunción Balaguer, el recital poético “Queridos poetas...”, en el que recordó a muchos de los grandes escritores en español y en catalán del siglo pasado para recaudar fondos para la Casa del Actor.

El actor falleció el miércoles 29 de agosto de 2001, a los 75 años de edad, víctima de un enfisema pulmonar cuando viajaba en avión de regreso a Madrid, acompañado por su esposa, procedente de Montreal, donde recibió un homenaje en el marco de la XXV edición del Festival de Films du Monde de Montreal; en el mes de septiembre, el Festival de Cine Internacional de San Sebastián, en su 49 edición, tenía previsto entregarle el Premio Donostia en reconocimiento a toda su carrera.
Su capilla ardiente se instaló en la Casa de la Cultura Paco Rabal de Águilas y permaneció abierta durante toda la noche. Hasta ella se acercaron numerosos ciudadanos para firmar en los libros de condolencias y dar su último adiós al actor. Bajo un almendro situado junto a la ermita de la Cuesta del Gos, en Águilas, el lugar que le vio nacer, recibieron sepultura las cenizas del actor en una emotiva ceremonia presidida por su viuda, Asunción Balaguer, y sus dos hijos, Teresa y Benito. Al sepelio asistieron miles de personas entre vecinos, amigos, autoridades locales y autonómicas así como un nutrido grupo de compañeros de cine y teatro de Francisco Rabal. Un año después de su muerte, y con el patrocinio del marqués de Águilas, Alfonso Escámez, el escultor Santiago de Santiago lo modeló en bronce descansando plácidamente y con la mirada perdida en el horizonte. Dicha escultura se encuentra en la Cuesta de Gos, donde en un principio reposaron sus cenizas, que fueron trasladadas posteriormente al cementerio de Águilas.

Escultura a Francisco Rabal, en su tierra natal Cuesta de Gos (Águilas)

Este artículo, al que yo le he añadido todos los enlaces, fue publicado en: http://www.todoaguilas.com/pacorabal.htm, en la fecha en la que redacté este post. En la actualización, efectuada en julio de 2017, parece que esta página ha desaparecido o cambiado de dirección, lo cual expreso para general conocimiento.

viernes, 8 de febrero de 2008

11.Mis Mejores Poemas Para Ti

Estos Versos.

"Venir a mí todos", verso bíblico. Cortesía de Pixabay




Estos Versos


A veces continuar vivo
es una trampa de los sentidos,
empeñados en mostrar los
dientes de lobo
como rosada arena del sinaí.

Llegue a pensar que vivir
era tan fácil como prensar el tiempo
en arpegios de metal,
pero una luz meditabunda
cual de candil su son,
me habla de los tiempos
como un viento tormentoso
que lejos lleva su canción.

Vivir en dormidas colinas
en valles de columnas de cemento
o en las entrañas de un angustioso vertedero
no es importante para mi, ahora
que entiendo las risas vertidas,
los llantos retenidos
y las horas que pasé en aquel sillón umbrío,
pensando lo que iba a decir,
en estos versos.

© francisco javier costa lópez

7. Afiches

El mundo de King Kong.

King Kong. Cartel de la película de 1933
dirigida por Merian C. Cooper e interpretada
por Fay Wray





King Kong. Cartel de la película de 1976, dirigida
por John Gullermin e interpretada por Jeff Bridges
y Jessica Lange
y producida por Dino de Laurentiis





King Kong. Cartel de la película de 2005,
dirigida por Peter Jackson


Calificación:

jueves, 7 de febrero de 2008

4. Crítica de Cine

El Mundo De King Kong.



El ojo, por medio de la vista, es el órgano más fácil de engañar. Buena muestra de ello, es el cine, imágenes fijas, que tras pasarlas a una determinada velocidad, impresionan la retina, sin capacidad de “limpiar” la imagen antigua para insertar la nueva, por lo que se produce un solapamiento, que como resultado, produce una imagen en movimiento.
Hago esta breve introducción, con el fin de entender, que el cine de hoy, es más “fácil” de hacer que el cine de antaño, si nos basamos en los grandes adelantos en el campo de la informática aplicada a él.
Gran parte del cine que atrae hoy a las masas, es un cine de truco, donde los efectos especiales, unidos, no nos olvidemos a las grandes posibilidades del marketing actual, hacen que una película, sea un gran éxito, incluso antes de su estreno.
Otra cuestión paralela al cine, es la crítica, y esta si que ha existido antes, y existe ahora también, donde los críticos no salen muy bien parados, y el cine sale muy mal parado.
Hubo un gran actor, Charles Laughton (consultar), el famoso abogado de la gran película de Billy Wilder (consultar), “Testigo de cargo” (consultar), entre otras como “Rebelión a bordo” (consultar), “Esta tierra es mía” (consultar) (no confundir con la homónima de 1959 (consultar), realizada por King Vidor (consultar)), o “Tempestad sobre Washington” (consultar), que un buen día, quiso llevar el estandarte de su calidad de actor a la dirección cinematográfica. Ello, dio como resultado la película “La noche del cazador” (consultar), siendo acogida por la crítica de entonces como regular y ñoña. Como el bueno de Charles, tenía una fuerte personalidad, aunque dicen que era afable y de buen trato, no encajó bien aquello, y en una pronta aparición ante los medios de comunicación, juró no volver a dirigir una película jamás. Pero el tiempo, gran justiciero, le devolvió los honores que entonces se le hurtaron, pues hace algunos años, se reestrenó esta película a nivel mundial, ya consagrada como mito, y como una de las mejores películas de la historia. La crítica había metido la pata hasta el fondo, los cinéfilos de entonces, sin duda se perdieron una obra de arte, y lo que es peor, el cine perdió a un magistral director, por lo menos en potencia, a juzgar por su única obra.
Hace pocas fechas, se me ha ocurrido, revisitar al mito de King Kong (consultar).
La primera, que data de 1933 (consultar), es dirigida por Merian C. Cooper (consultar), y protagonizada por Fay Wray (consultar), que hizo de bella. Hoy se ve placenteramente, y se disfruta con agrado, y con cierto asombro en alguna de sus escenas aunque se aprecie mucho cartón piedra, por su dificultad, dada la época. De todas formas se conserva bien, y es todo un ícono del mundo del celuloide. Entre esta , y el remake de Dino de Laurentis (consultar), dirigida por John Guillermin (consultar), con Jessica Lange (en la foto) (consultar) en su debut ante las cámaras y Jeff Bridges (consultar), existen algunas, incluso una japonesa, enfrentando al bueno de Kong con Godzilla (consultar), sólo dignas de ser nombradas y poco más. Retomando la de Guillermin, decir que tuvo un gran éxito de público, aunque no, otra vez, de crítica. Esta cinta, data de 1976 (consultar), y en estos años, todavía era difícil hace cine de efectos. Este King Kong, obtuvo por ello el Oscar (consultar) a los efectos especiales, pero no sólo ellos son buenos: las actuaciones de los protagonistas principales, son creíbles y la bella Jessica, desplegó un erotismo (consultar) bastante agudo, para los inocentes ojos de entonces: hay que ver la escena en la que Kong, con la bella en la mano, la baña en una cascada y después la seca a soplidos...
También los escenarios, la ambientación y una soberbia y justa banda sonora hacen el resto.
Por último tenemos la obra de Peter Jackson (consultar) (El señor de los anillos) (consultar), un remake de 2005 (consultar), servido a los intereses de los grandes efectos conseguidos por el ordenador (consultar). El resultado: una película vistosa, más bien un espectáculo visual, una bella muy atractiva... y poco más. Dónde está el espíritu que se dimanaba del gran primate, o la sensualidad de la que ambos personajes (la bella y la bestia) eran cómplices.
En definitiva, yo me quedo con la más equilibrada (a mi juicio) de las tres, la dirigida por John Guillermin en 1976, dejando a la primitiva, en un lugar honorífico, que por sus méritos merece, y la de Peter Jackson, encuadrarla dentro de lo que es una obra visual, un gran espectáculo, pero carente de las justas dosis de cine de autor.
A parte de los link que he insertado en este comentario, si queréis ver como un simple (para el arte cinematográfico) Photoshop (consultar), puede cambiar las cosas, os remito al blog, TintaChina.net (consultar), donde podréis apreciar lo dicho:

http://tintachina-bcn.blogspot.com/search/label/Arte%20Digital/

(El afiche corresponde a la película de 1933)


© francisco javier costa lópez

domingo, 3 de febrero de 2008

10. Mis Mejores Poemas Para Ti

¿Quién Ha Matado al Viento?


Cortesía de Pixabay




¿Quién Ha Matado al Viento?


Quién ha matado al viento
que alentaba esas hojas que caen,
en el silencio de la noche,
que para ellas,
será eternidad.

¿Quién ha osado hacerlo?
Será el dueño de la nada,
el señor de las sonrisas perdidas,
o mi vista cansada de andar
por caminos siempre sembrados
de inocentes hojas,
yo que soy como un tronco,
aferrado siempre a sus raíces.

Y moribundas, junto a la piedra estéril,
ellas, lloran no volver a dar vida,
sobre las cepas que las amamantaron.


© francisco javier costa lópez

3. Crítica de Cine

Ridley Scott. Blade Runner. 1982. (La Filosofía De Los Sin Alma o Los Androides Quieren Vivir).



Imagen correspondiente al momento cumbre de la película, en el cual se establece el siguiente diálogo, entre el androide (Rutger Hauer) y el policía (Blade Runner) Decker:

  • (Androide)
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C, brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tanhauser.
Todos esos momentos, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

  • (Decker. Pasados unos segundos. Voz en off)
No sé porqué me salvó la vida. Quizás en esos momentos amaba más la vida, de lo que la había amado nunca, no sólo su vida, la vida de todos, mi vida.
Todo lo que el quería eran las mismas respuestas que todos buscamos: ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿cuánto tiempo me queda?.
Todo lo que yo podía hacer, era sentarme allí y verle morir.



Con diálogos como estos, uno puede llegar a amar el cine, pues lo elevan a la categoría de arte.

6. Afiches

Ridley Scott. Blade Runner. 1982.


Cartel de la película Blade Runner (arriba la preparada para la versión del director, con motivo de su 25º aniversario, y abajo, la presentada para los circuitos comerciales en su estreno). Considerada hoy en día como la mejor película de Ciencia-Ficción de la historia del cine, está basada en la novela de Philip K. Dick, Do Androids Dream of Electric Sheep (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?), dirigida en 1982, por Ridley Scott, e interpretada en sus papeles principales por Harrison Ford y Rutger Hauer.


Su adaptación, ambientación y desarrollo, sumerge al espectador en un mundo claustrofóbico, más allá de lo visto en aquella época. Presentada casi como un cómic, debe gran parte de su puesta en escena a Metrópolis (Fritz Lang. 1922) y al dibujante Moebius
Su estreno fué un sonoro fracaso, lo que nos recuerda, que el tiempo se encarga de dar o quitar razones.

Sublime la mayoría de su metraje, con grandes dosis de acción y unos actores bordando su trabajo, hacen que la película, se muestre inquietante y bella a la vez, y no exenta de grandes momentos, propensos a la reflexión, todo ello aderezado por la brillantísima banda sonora, compuesta por un Vangelis, pletórico.


Abajo, la escena más importante de la película, y quizás una de las más logradas del mundo fílmico, verdadero alarde de estética, planificación, ambientación e iluminación, sin olvidar sus cuidados diálogos, que pertenecen sin lugar a dudas a la filosofía del ser humano, como demuestra la siguiente conversación entre Deckard (H. Ford) y Roy Batty (R. Hauer), en la escena de la foto, ya convertida en un clásico:


"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir" 

Es por ello, y por su conjunto, que puede ostentar con todo merecimiento el título de mejor película de ciencia ficción de la historia, y aunque esto sea una exageración, como mínimo es una de las mejores.




Calificación:

10. Y Tú ¿Qué Dices?

Violencia

Con la violencia se puede destruir palacios, pero no se puede construir ni una pocilga.

Anónimo

sábado, 2 de febrero de 2008

viernes, 1 de febrero de 2008

5. Miremos el Arte

Literatura.
Gibran Jalil Gibran Rhame. (Extracto de "El Profeta". 1923.)






DE LA BELLEZA


Y un profeta dijo: háblanos de la Belleza.

Y él respondió:
¿Dónde hallar la Belleza y qué hacer para encontrarla si ella no es vuestro camino y vuestro guía? El humillado y el ofendido dicen: "La Belleza es amable y abundosa. Camina entre nosostros como una joven madre, avergonzada casi de su propia gloria." Y los apasionados dicen: "No, la Belleza está hecha de fuerza y de terror. Como la tempestad, que sacude la tierra bajo nuestros pies y el cielo sobre nuestras cabezas," El hastiado y el aburrido dice: "La Belleza está hecha de blandos murmurios. Habla en nuestro espíritu. Su voz invade nuestros silencios como una luz mortecina que tiembla de temor a las sombras." Mas el inquieto dice: "La hemos oído gritar entre las montañas. Y a sus gritos, retumbó un rodar de cascos, el batir de alas y el rugir de fieras." Durante la noche, los guardianes de la ciudad dicen: "La Belleza vendrá con el alba desde Levante. Y al atardecer, los labriegos y los caminantes dicen: La hemos visto inclinarse sobre la tierra desde las ventanas del crespúsculo." En invierno, el sitiado dice: "Vendrá con la primavera, saltando por las colinas." Y en el calor del estío, los segadores dicen: "La hemos visto danzando entre las hojas del otoño y vimos torbellinos de nieve en su cabello." Todo esto es lo que habéis dicho sobre la Belleza. Mas en verdad hablasteis no de ella, sino de vuestras necesidades insastifechas. Y la Belleza no es una necesidad, es un éxtasis. Ni una boca sedienta, ni una mano vacía que suplica. Sino un corazón ardiente y un alma encantada. No es la imagen que querríais ver, ni la canción que desearíais oir. Es una imagen visible aunque cerréis los ojos, y una canción que oís aunque os tapéis los oídos. No es la savia que corre bajo la rugosa corteza, ni un ala adherida a una garra. Sino un jardín eternamente en flor, y una bandada de ángeles eternamente en vuelo. Pueblo de Orfalís: la Belleza es la vida cuando la vida alza el velo y muestra su rostro esencial y sagrado. Mas vosotros sois la vida y el velo. La Belleza es la eternidad contemplándose en un espejo. Y vosotros sois la eternidad y el espejo.

Gibrán Jalil Gibrán (consultar) nació en Becharre, Líbano (consultar) en 1883 (consultar) y murió en New York (consultar) en 1931 (consultar)

2. ¿Qué Fue de...? Memoria Gráfica De Murcia

El Puente Viejo, o Puente de Los Peligros.


El "Puente Viejo", como lo conocemos todos los murcianos,
hacia 1880.



El "Puente Viejo", en una vista panorámica de 1885, cuyo punto de vista,
estaría situado aproximadamente a la altura del
actual puente (Pasarela) de Javier Manterola.





El "Puente Viejo", en la actualidad.



El puente pasarela de Javier Manterola (consultar).
Foto cortesía de: © Onofre Moreno Rojo - www.http://adiezminutosdelcentro.blogspot.com.es

9. Y Tú ¿Qué Dices?

Secreto

El secreto para alargar la vida estriba en no acortarla.


Anónimo