COMENTARIOS. Guillermo Vargas, Habacuc, ¿loco, sátiro o artista?

Raimundo, un buen amigo, me hizo llegar un mail, que en principio parecía ser un correo normal, de esos que se encuentran en la red, sin más pretensiones que las de agradar, o simplemente descubrir algo nuevo o inédito. Pero para mi sorpresa, contenía una denuncia de hechos, que me dejaron sin habla y sumido en una profunda tristeza.

El caso, es que, un supuesto artista llamado Guillermo Vargas, autodenominado Habacuc, obtuvo un premio en la Bienal Costarricense de Artes Visuales (Bienarte) 2007, en la que capturó un famélico y enfermo perro, para atarlo dentro de la sala de exposiciones destinada al efecto y dejarlo morir de inanición, ante los miles de visitantes, y esto, creánselo, en aras del arte.

O yo estoy loco, o el arte ha perdido su sentido, mas como pienso que ni lo uno, ni lo otro, me decanto por pensar, que determinadas personas, han perdido el espíritu que les hace humanos, y han dado rienda suelta a lo mejor que saben hacer: SALVAJADAS.

No reproduciré aquí las fotos que corroboran este acto del más repugnante sadismo, por respeto a uds. querido amigos, y egoístamente a mi mismo, para no ver cada vez que acceda a mi blog, semejante agresión a las virtudes, que innatas, deben de existir en cada ser humano, aunque, si ud. amable lector quiere darse un mal trago, tecleando el nombre de este sujeto en Google, le aparecerán cientos de reseñas, incluido el archiconocido YouTube.

No queda aquí esta denigrante cuestión, sino que existe en la red, una página, donde la directora de la Galería Códice de Managua, sale en su defensa, y de ella entresaco lo siguiente:

“Yo pensaba quedarme con Natividad”, pero él prefirió retornar a su propio habitat.

Celebro el que tantas personas en el nivel internacional se hayan mostrado molestas por las declaraciones brindadas por Habacuc, en las que sostenía que su intención era dejar morir al perro de inanición, lo que es de su absoluta responsabilidad.

Al cumplir con informar la verdad de los hechos, espero que todas esas mismas personas hayan elevado también su voz de repudio cuando Natividad Canda fue devorado por los Rottweiler.

Atentamente, Juanita Bermúdez
Directora Galería Códice Managua, Nicaragua

Fuente: Galeria Codice

(Declaración completa en: http://soydondenopienso.wordpress.com/2007/10/27/guillermo-vargas-habacuc-declaraciones-de-la-galeria-codice/)

Señores, esto es increíble. Esta dama, parece en la inopia, o no entiende de arte y humanidad, dos condiciones que deben de ir juntas, ni una papa, es decir, nada de nada.

En el primer párrafo, subterfúgiamente, trata de hacernos creer que el desafortunado perro, se escapa y vive, cuando hay varios testimonios, y la Bienal, así lo reconoce, que declaran lo contrario.

En el segundo, asegura que es responsabilidad del artista, el tal hecho. Y, ¿cúal es la responsabilidad de ella en este caso? ¿cómo se puede evadir de los cargos que su conciencia le demande? Sin querer ostentar ninguna representación que no me corresponda, y si, expresar lo que parece de sentido común, yo, jamás, hubiera dejado a este personaje llevar a cabo tan sanguinaria muestra de despropósitos, implicara o no, la muerte del desvalido perro. Una de las primeras reglas del arte, entiendo yo, debe ser la pureza, no en su sentido ñoño, si no en el aspecto puramente representativo, en el aspecto sugerente y emocional, que es el que capta el observador, como, me viene enseguida a la memoria, Goya y sus fusilamientos del 2 y 3 de mayo, donde la emotividad impera y el desarrollo de la escena, impone su respeto al suceso que se narra. ¿Quién se atreverá a negar a Goya su presencia en las más altas representaciones artísticas?

El último, reclama nuestra posición ante la muerte de un amigo de este sujeto.

Condeno esta muerte, hasta donde se puede condenar a un ser irracional, pero son más culpables, quienes se otorgan el derecho de dueños, y ninguna obligación con estos, a veces, peligrosos animales. Es como si yo, ante la muerte de un amigo a manos de un asesino, cogiera al primero que pillara, al más desvalido de los viandantes de una ciudad cualquiera, y le hiciera pagar la muerte de aquel, a base de torturarlo hasta la muerte. ¿Puede existir una aberración mayor? De todas formas, jamás justificaré tremendo error (la muerte de esta persona), con la consigna de cometer otro error, si cabe más calamitoso que el anterior, ruín y claramente definitorio de la pérdida de entereza personal, del deshumanismo, y que por el contrario, en este caso, no podrá ser restituido el mal producido.

A mi modesto entender, estas declaraciones, son del todo improcedentes.

Y lo más increíble de todo, es que este sujeto, ha vuelto a ser invitado a una bienal, la Bienal Centroamericana Honduras 2008, con la finalidad de ¡REPETIR SEMEJANTE SALVAJADA!

Si ud., después de leer estas letras, y hacer (se lo recomiendo) sus comprobaciones a través de la red, es de los que piensan, que estos hechos deben ser denunciados para que todos conozcamos a semejantes imitadores de buenas costumbres, del entendimiento y la jerarquía humana, puede adherirse a los más de 1.400.000 firmas, para que el evento antes mencionado, ni convoque esta manifestación de criminal “arte”, ni mucho menos premie a un ser que abdica de su humanidad, pues la cruz que todos llevamos, ya soporta demasiada carga.

Gracias por vuestra atención y por dedicarme vuestro tiempo.

(Quién desee ver el correo de mi amigo, puede solicitármelo por medio de un comentario a este artículo.

Para adherirse a la campaña en contra de este acto:

http://www.petitiononline.com/13031953/petition.html)