16. POESÍA PERSONAL

REN

Se nos viene la noche
que pronto madurará silencios,
cargada de caireles y
ropaje fino,
a la vieja usanza zahorí,
buscando nombres
entre sus fieles.
Contesta la lluvia
con su repicar de gotas,
el aire, con
un trotar de hojarascas
y el búho, desgajando
una desnutrida corteza.
Más allá de las colinas rojas,
en la tierra de las columnas de fuego,
se oye el eco de una voz....
... lamento del ángel caído,
hombre vencido y olvidado
al que sólo le queda...

... el ren de su alma.


© francisco Javier costa lópez