Poesía personal

Luz

Si no fuera la luz,
quizá no entendería la soledad,
quizá no pudiera refugiarme
en la intimidad de mis sombras,
ni siquiera conocería
                al amigo
que mis huellas dibuja.

Si no la belleza,
que se estremece en los labios
entreabiertos de amor,
quizá no pensara en el mar,
en el ocaso, en las verdes cimas,
ahora blancas,
                y no sabría que ahora,
tus ojos,
no son los de antes.

Si no viviera, al fin,
esta vida, que me arranca
más sospechas que anhelos,
más dudas que certezas,
quizá no encontraría
                la mano,
repleta de surcos, de líneas,
de ganas de vivir,
que el destino y tú
                me ofrecéis,
                en silencio.

No simulo esconderme.
En realidad lo hago.
Todos lo hacemos, cuando
se cierne la oblicuidad de la voz perdida,
que sin alertarnos,
se disipa.

¿Es el corazón que se manifiesta?

Quizá sea la verdadera noche,
la que escucha mis versos,
la que los repite en silencio,
la que realmente me esconde.

Si no fuera porque mi desnudez
expresa lo que de mi
                               queda,
la noche me hubiera destruido,
como destruye los sueños.



14.06.2011 © francisco javier costa lópez



Estro 1

Estro 1