lunes, 31 de agosto de 2009

13. Afiches

Frank Darabont. The Shawshank Redemption (Cadena Perpetua). 1994.

Afiche de esta excelente película que data de 1994.

Afiche correspondiente a la edición inglesa.


Una de las escenas más emotivas de esta gran película.
En la imagen, el actor Morgan Freeman,
en una de sus mejores actuaciones, quizás la mejor:
su presencia es esencial y su trabajo impecable.

24. Y Tú ¿Qué Dices?

A Nuestros Amigos

A nuestros amigos y enemigos los buscamos nosotros, pero Dios nos da nuestros vecinos.

G. K. Chesterton

domingo, 9 de agosto de 2009

10. ¿Qué Fue de...? Memoria Gráfica De Murcia

Plaza de Santa Isabel.


Vista de la céntrica Plaza de Santa Isabel,
en una toma de 1905, donde se aprecia
la estatua de La Fama, dedicada a los personajes
Ilustres de Murcia.



Una vista un tanto aérea de la famosa plaza, que debe estar tomada a principio de los años 60, donde se distingue el Banco de España (a la derecha en segundo plano,
el edificio bajo con columnas) y a continuación otro edificio que se mantiene, donde estuvo durante años la sede de Cerdán Hermanos.
Del margen izquierdo de la primitiva Gran Vía, sólo queda el edificio de la que fué Delegación de Hacienda. El resto desde el primer término, hasta donde termina
la Gran Vía, hoy (evidentemente), no existe.




Vista actual de la Plaza de Santa Isabel.
Muy florida, con parking en su subsuelo, moderna...
pero sin el encanto de su ilustre pasado.




La estatua de La Fama, en la actualidad, recuperada para honra de
sus representados. Comentario aparte para el edificio que la enmarca,
en comparación a los de primeros de siglo.

24. Mis Mejores Poemas Para Ti

?Masacre? ¡No!, Disculpe.

Masacre en Colombia. Pintura. © Fernando Botero



¿Masacre? ¡No!, Disculpe


Me queda esa acidez en la boca
propia de la desventura,
ese pálido lustre en la cara
del que hace alarde
de estar más muerto que vivo.
No sé ya, leer los titulares,
cuando la muerte,
se escribe en letra pequeña,
no sé ya, mirar a mi semejante,
cuando la pantalla,
me muestra de la muerte, su rostro.
Tengo lo ojos cegados
del brillo, en las mañanas,
del papel aluminio,
callos en los pies, porque,
unos zapatos nuevos, los oprimen.
Pero no importa,
con el dinero que no tengo,
otros compraré que no aprieten.
En dos minutos las noticias,
en veinte los deportes, en treinta
el café, y en cuarenta,
la siesta.
Buenas tardes, que descanses...
¡ Ah ¡ y no te acuerdes de lo que,
has visto,
de lo que piensas
y de lo que sientes.


© francisco javier costa lópez