miércoles, 20 de junio de 2007

1. Busca Tus Latitudes Morales

Qué Fue Antes ¿El Camino o el Caminante?




Seguramente, el camino, pues antes del hombre, ya existían animales que recorrían la faz de la tierra, y en muchos casos, seguían rutas repetitivas, que marcaron con sus huellas, hasta convertirlas en caminos. Arcaicos, difíciles y muchas veces peligrosos, pero caminos. Como la vida misma, que discurre por un camino que construimos día a día y al que dotamos de una escala de valores y colores, de un sentido y de una filosofía, que recorre la distancia, infinita distancia a veces, que existe entre el blanco y el negro.
Porque decidimos ser incongruentes, necios, torpes y creídos, ante la sencillez mundana de los impulsos naturales, que arrancan en sus principios con alocado ímpetu, para moderarse cuando el sol bravío alcanza el mediodía, y la incongruencia o necedad y la torpeza o egolatría, comienzan a mancharse de un blanco canoso, convirtiendo aquel desbocado comienzo, en un austero paso, que busca un entorno donde albergarse de pasados aguaceros. El camino ahora se hace plano, recto, sin un horizonte definido.
Después de recorrer un largo trecho, mantenemos ahora un paso más corto y mesurado, y nos detenemos sin importarnos el constante tiempo, a disfrutar de la carga que al principio, era el estorbo de nuestra mermada vista. Ha cambiado el camino su pendiente, haciéndonos subir, cuando más camino hemos andado.
El final queda cerca y el camino, en verde valle se transmuta.
Un infinito camino, se nos ofrece a partir de ahora.
Lo recorrido será olvido, y nuestras huellas, desaparecerán como polvo en el aire.


© francisco javier costa lópez