viernes, 25 de enero de 2008

Y TU ¿QUE DICES?

Mil empleados que roban valen más que un socio que lleva los libros.

Refranero árabe (consultar)

AFICHES: El hombre bicentenario (1999)





Dos carteles de esta película que data de 1999,
basada en el relato homónimo de Isaac Asimov,
y que paradójicamente, comienza al principio de este siglo.
Un padre de familia, adquiere un robot.
Pronto el niño de la casa lo bautizará con el nombre de Andrew,
y establecerá con él, una relación de la cual,
Andrew irá aprendiendo una serie de conceptos y sentimientos
impropios de su clase, y que desembocará en la necesidad
del robot de querer ser humano.
Película para el lucimiento personal de Robin Williams,
dirigída con oficio, pero sin mucho convencimiento por Chris Columbus.


Una escena de esta película.

LITERATURA. ISAAC ASIMOV (El hombre bicentenario. 1976. Ciencia Ficción)


...
Los pensamientos de Andrew iban desvaneciéndose lentamente mientras yacía en el lecho. Se agarró a ellos desesperadamente: ¡Hombre! ¡Era un Hombre! Quería que ese fuera su último pensamiento. Quería disolverse, morir, con aquello.
Abrió sus ojos de nuevo y, por última vez, reconoció a Lishing, que aguardaba solemnemente. Había otros allí, pero eran solamente sombras, sombras, sombras irreconocibles. Tan sólo Lishing resaltaba contra el mortecino gris.
Lentamente, despaciosamente, levantó su mano hacia ella y sintió muy débilmente como se la sujetaba.
La figura de ella se iba difuminado en sus ojos a medida que sus pensamientos desaparecían. Pero, antes de que la figura femenina se desvaneciera totalmente, un pensamiento fugitivo, final, vino a su mente, y se quedo un momento allí antes de que todo terminara.
-Niña- susurró, demasiado bajo para que nadie pudiera oírlo.

Así termina este relato de ciencia ficción (consultar), escrito en 1976, que supuso para Isaac Asimov (consultar) los siguientes premios:

Premio Nebula. 1976. Mejor cuento largo (consultar)
Premio Hugo. 1977. Mejor cuento largo (consultar)