viernes, 3 de agosto de 2012

Poesía personal


Una estación cualquiera, cruce de destinos...

Estación

No lo vi.

Pasó inadvertido
ante mis siempre expectantes ojos.
Y se alejó sin remisión.

El pasado, presente se hizo,
el olvido, recuerdo,
y todo,
              todo,
acuchillaba mi parquedad,
mi falta de sutileza
para comprender,
              lo que los sueños me piden,
que haga realidad.

Pero ese tren
de infinita vía,
solo tiene una estación.
Si mi corazón no la halla,
              los ojos no la verán.

04.07.2012 © francisco javier costa lópez

Estro 3

Estro 3