viernes, 27 de febrero de 2009

MUSICA: Vangelis. El sonido de lo étereo.

No conozco a los dioses, pero sus obras me acercan a ellos.


Es el caso de Vangelis, al que sigo desde hace bastante tiempo, pues poseo una buena colección de vinilos, entendiendo que nunca llegaré a completarla, primero por su amplitud, y después por las múltiples reediciones, recopilaciones y remasterizaciones, al margen de que varias obras inéditas y otras sólo conocidas por estar ligadas a medios visuales, o a conciertos (a los cuales Vangelis nos tiene poco acostumbrados), no han visto ni verán la luz comercial, por decirlo de alguna manera, incluso se da el caso contrario, ya que dos de sus primeras obras, The Dragon e Hypotesis, fueron editadas sin su conocimiento.

Al margen de estas cuestiones, es necesario reconocer la inmensa obra musical de este genio, versionada, adaptada y utilizada en mil y un sitios hasta la saciedad, y referencia de muchos compositores de todos los ámbitos y estilos.

En mi nota de abajo, digo que quizás, Vangelis, sea uno de los mejores compositores de New Age del mundo, pero no es tan fácil encuadrar a quién ha cultivado tan diversos estilos, que van desde teclista en la mítica formación Aphrodite's Child, con su amigo Demis Roussos, hasta la experimentación con selectos sonidos, llamados algunas veces Sinfonías cósmicas, Sinfonías espaciales o Sinfonías de la Nueva Era.

La obra musical de Vangelis, tiene como mínimo el alarde de lo reflexivo, en el sentido de que sus músicas, en una gran mayoría, existen o han sido creadas por un motivo: desde la experimentación de sonidos a la ambientación de filmes, series de TV, a encargos o a obras improvisadas o prediseñadas por el autor.

Destacar algo en el inventario de obras del maestro, sería arduo y a seguro no satisfaría a nadie, y esto me ocurre a mi, a la hora de destacar alguno de sus discos. Mi condición de seguidor incondicional de él, no me permite ser imparcial conmigo mismo, ya que entraría en conflicto con mis propias valoraciones, a las que una audición de más de 30 años, sin duda me llevarían, entre otras razones, porque, puedo seguir distintos caminos a la hora de calibrar una misma obra.

Aún así, voy a nombrar algunas de mis preferidas, sin seguir ningún orden que las catalogue, sólo conforme llegan a mi mente:

Blade Runner

Carros de Fuego

Spiral

See You Later

Heaven and Hell

Alejandro Magno

Oceanic

Gaudí,

El Greco

Mención aparte, corresponde a sus colaboraciones: Irene Papas, Monserrat Caballé, Suzanne Ciani y hasta el mismísimo Sean Connery, por nombrar las más relevantes, pero sin lugar a dudas, la más fructífera y duradera corresponde a Jon Anderson, que ya intervino en el cierre del álbum Cielo e Infierno (Heaven and Hell). Jon Anderson, vocalista del grupo Yes, tenía una voz, tejida con mimo por los dioses de la música, pero nunca tan encantadora, subyugante y reveladora de un sentimiento próximo al éxtasis, que unido a la música de Vangelis.

Recomiendo encarecidamente a todo aquel que quiera experimentar un gozo supremo, se sumerja en cualquiera de los temas interpretados por este genial vocalista, envuelta en la mejor de las músicas. Para mi Short Stories, es un álbum de música electrónica, con temas de bellísima factura, al igual que Private Collectión, con un tema de larga duración, que es simplemente fascinante: Horizon. Una voz francamente celestial.

Los cuatro álbumes fruto de esta colaboración son: Short Stories, The Friends of Mr. Cairo, Private Collection y Page of Life

Por último mencionar el encargo de la NASA para la misión no tripulada Mars Odyssey (2001), que dio lugar a la composición Mythodea, presentado en directo en Atenas.

Muchas son las obras de Vangelis, mucho lo que escribir sobre ellas y él, y ello no es el objeto de este corto espacio, de un simple admirador.