sábado, 31 de mayo de 2008

Y TU, ¿QUE DICES?

La fuerza vence, pero sólo la dulzura convence.

Anónimo

POESIA PERSONAL

El todo y la nada o la nada y el todo.
(Salmo penitencial)


Nada nos cuesta nacer
y mucho vivir.
Como cangrejo, la vida,
resta días al haber,
y cuando el todo
se orea de almizcle,
pensamos que somos ese todo
mientras una campana clama a la nada.

Y es, que,
en oblongos túneles,
existe la nada sin nada
y la nada con todo,
y sólo al final encontramos
a una capciosa vida,
que por su regalo nos cobra,
la dura factura de la muerte.

¡Qué paradoja!
que vivamos sin ver,
que no hay
todo con todo
y...
nada sin todo.

21.06.2006 Derechos reservados © Francisco Javier Costa López